HIPOTERAPIA Y REHABILITACIÓN

 

Romeo Lucioni - Carla Ferioli - Elisabetta Crippa

 

La rehabilitación con el caballo, más comúnmente dicha hipoterapia, desde algúnos años y, sobre todo en los centros especializados, se ha puesta con todo derecho en en el sitio que ha sido llamado "nueva sistemática asistencial y rehabilitativa." 

La compleja actividad que se desarrolla con el empleo del caballo ya ha alcanzado un alto nivel de especialización y ha entrado a hacer parte de aquellas intervenciones terapéutico-rehabilitativas globales que son utilizados para afrontar las problemáticas no solo físicas y/o neuromotorias, sino también en aquellas en las que los problemas psiquicos se entrelazan fuertemente con los fisicos (síndroma de Joubert; X-frágil; ACC; down; microcefalia; etcétera.

Por esto la práctica también se ha especializado para afrontar más específicamente problemáticas psico-afectivos y/o psico-cognitivos como el autismo, las iperquinesias, los trastornos del desarrollo, el Asperger, las psicosis infantiles.

 

En la actividad ipoterapica se evidencian diferentes metodologías:

 

§        Hipoterapia cura rehabilitativa que, ejecutada en grupa, permite la recuperación funcional neuro-motor, produciendo: refuerzo de la musculatura del tronco y los miembros; recuperación de las funciones de regulación y control del orden visuo-motor; desarrollo de la coordinación motor fin y gruesa. 

§        La función de Pet Therapy, desarrollada arriba del caballo, resulta muy importante para actuar de introducción al deseo que, inicialmente, es de tipo libidico-dependiente, pero, sucesivamente, se transforma en partecipación activa: el sentido de pertenencia al grupo, al setting, a la organización que requiere tareas y roles de muchas figuras que tienen que ser localizadas, valoradas, respetádas en un sentido de reciprocidad, de gratitud y también de altruismo.

§        El trabajo a tierra, que tiende a desarrollar la organización y la coordinación motora, pero, sobre todo, a enriquecer la experiencia afectiva (la relación con el animal). Esta actividad también ha sido prevista para poder trabaiar con chicos que, por sus problemáticas, sobre todo físicas, no hubieran podido ser puestos en grupa para cabalgar.

§        La equitación terapéutica o rehabilitativa, desarrollada poniendo el chico en grupa y tratando de reorganizar sus funciones de orientación espacial, de coordinación psico-motora, de adecuación a las tareas y, especialmente, para estimular el sentido de si-mismo, de la atenciòn y la voluntad, la memoria procedural y de conmemoración, la auto-valorización y la auto-satisfacción.

 

Observaciones

En la práctica terapéutico-rehabilitativa, el hipoterapia ha servido para inducir nuevos procesos funcionales:

 

1- aumento de los canales comunicativos y relacionales

Superadas las lógicas respuestas de tensión y ansiedad, los chicos han activado modelos comunicativos verbales y no verbales (alguos no hablan) que han servido a transmitir un profundo sentido de satisfacción y participación activa.

-         La hipoterapia sirve de estímulo para superar sentidos de inferioridad e de inadecuación cuando éstas fueron mimetizados por expresiones de transposición. Paradigmático ha sido el caso de un huésped que ha abandonado sus objetos transicionales que le permitian dar forma a un falso si-mismo tan valorizado de ser utilizado prácticamente en continuación.

-         La satisfacción personal y la auto-gratificación, activadas por las expresiones timicas, asiologicas, y los chicos demuestran con amplias sonrisas su placer, pero, sobre todo, aumentando el deseo de comunicar sus experiencias a los operadores. 

-         El pensamiento, organizado sobre la relación y sobre las funciones afectivas, llevan a activar las valencias volitivas, estimulando un apego a los operadores, al setting, al caballo, a las actividades (son pocos los que se rehusan de trabajar).

 

2- inserción en la actividad individual y de grupo.

La organización de la hipoterapia tiene en cuenta de las necesidades de desarrollar a un activo trabajo de grupo para estimular la socialización, la visibilidad, la organización espacio-temporal, el respeto de las reglas, el sentido regulador de la integración en actividades en las que predomina el respeto de las normas, de los tiempos de ejecución, de las prioridades y de la organización temporo-espacial.

También el trabajo en grupo es importante para desarrollar el sentido del respeto de los tiempos y de las respestas de los demàs que estan a la base del feedback, la interacción, la reciprocidad y, por lo tanto, la aceptación de todas las dinámicas afectivo-relacionales.

 

3- desarrollo del problem solving. 

La capacidad de afrontar con espíritu positivo, activo y creativo la realidad del mundo circunstante es una función fundamental en la organización del sentido de valer y de ser adecuados a las tareas y a las funciones. 

El ippoterapia es extremadamente útil en este ámbito porque: 

§ la actividad de la guía solicita atención concatenación de los movimientos, coordinación oculo-manual, pero sobre todo un sobresaliente sentido de poder. 

§ los chicos minusválido desdoblan a una vida pasiva, de dependencia y también simbiótica, por cuyo romper la cadena del disabilità afectivo induce a creerle en él mismos, a los mismos objetivos de cambio y, sobre todo, una voluntad de asumir las mismas responsabilidades, la propia suerte y… las riendas de la misma existencia; 

§ en el ippoterapia, el problem solving está presente a cada curva: en continuación el caballero tiene que tomar decisiones, tiene que elegir y, por lo tanto, tiene que meterse en juego, afrontar el juicio propio y de los terapistas. 

  

4- mejorar la capacidad del empleo de los instrumentos. 

En el ippoterapia los instrumento-utensilios no son muchos, pero hace falta aprender de ello la denominación exacta, el empleo preciso y conforme; es necesario un continuo esfuerzo mnesico que activa las funciones analítico-deductivas, cognitivas e intelectivas. 

  

5- mejorar las coordinaciones de base para reorganizar el conocimiento del esquema corpóreo. 

El ippoterapia estimula estas funciones también insertándolas en una organización espacio-temporal que incluye: el si, el caballo, la terapista y el ámbito de la corredera. 

Las experiencias perceptivas atadas a los movimientos del caballo se completan con los mandos y las recomendaciones de la terapista. Se organiza, de este modo, una compleja interacción que estimula el desarrollo analítico-deductivo, la elaboración lingüística y, por consiguiente, toda la estructura cognitiva. 

 

Comento sobre la experiencia ippoterapica.

El inicio de cada programa de ippoterapia no solicita de particulares atenciones o empeño. Las primeras dificultades de adaptación resultan realmente poco significativas aunque debe ser subrayada la profesionalidad y la experiencia de los terapistas ocupados y los caballos, que reciben siempre una adecuada preparación por cada actividad, que se demuestran siempre adecuados y listos a afrontar cada tipo de necesidad e/o de dificultad. 

§ Particularmente interesante ha sido el abandono, de parte de los chicos, de idiosincrasias negativas, de actitudes repetitivas, de organizaciones mentales marcadas a falso si. 

§ Él encuentro con el caballo siempre es motivo de integración con la realidad propia y de los otros. Los chicos descubren sus potencialidades apartadas. Alguien ha aceptado mucho las experiencias que les ha preguntado a los padres de duplicar el tiempo de las sesiones. 

§ Algunos chicos empiezan a desarrollar la actividad a tierra demostrando mucha dedicación, atención, voluntad y precisión. También han llegado a experiencias de deseo de poder cabalgar y, puntualmente, se trata de satisfacerle aunque a veces esta práctica es algo indicada por el considerable peso corpóreo o por otras motivaciones de orden médico-sanitario. 

§ En línea de principio todos los chicos han llevado notables beneficios en el orden de: 

o capacidad relacional; 

o comunicación verbal y no verbal; 

o autonomía en la gestión de las experiencias ippoterapiche; 

o desarrollo de la fuerza muscular y la coordinación; 

u organización espacio-temporal con buen adecuación del esquema corpóreo en un ámbito más amplio y relacional; 

o aptitudes operativas y del problem solving que han aumentado el sentido de si, el sentido de autosuficiencia y autosoddisfazione. 

  

La experiencia ippoterapica como momento transformacional. 

El trabajo ippoterapico ha llevado a desarrollar los potencialidad-calidad de los chicos y, por lo tanto, a redescubrir sus capacidades funcionales en el orden de: 

o relajamiento y posibilidad de autocontenersi; 

o afrontar sin ansiedades e/o tensiones problemas decisionales y de problem solving; 

o representar los contenidos mentales, permitiendo de entender las dinámicas personales y aquellas implícitas en las relaciones; 

o saber referir e/o dramatizar las mismas experiencias, facilitando, por lo tanto, la organización analítico-deductiva; 

o desarrollar tensiones imaginarias por una vida mejor, advenediza de posibilidad y de iguales oportunidades; 

o aceptar la visibilidad del si y los otros, sin atajos egoísticos, egocéntricos e/o determinados por vergüenza, de falso si, de elaboraciones fantástico-delirantes. 

  

Las experiencias puestas en acto ha permitido de averiguar los cambios personologica por: 

o evitar el erotizzazione del gesto, del comportamiento, del pensamiento y de la conciencia; 

o crecer en las dinámicas del altruismo y la división; 

o descubrir el altruità como recurso, más allá de que como placer de hacerse ver, de observar y de vivir la satisfacción innata en la relación (descubrimiento de los cariños y los valores); 

o desarrollar la reciprocidad y la gratitud como fundamentos por una buena calidad del para vivir; 

o experimentar como la relación ayuda a crecer y a enriquecer las experiencias y la poética de la vida; 

o aceptar la comparación sin vergüenza, abandonando los miedos y las consiguientes tendencias agresivos e/o destructivos; 

o abandonar la fobia de equivocar y la angustia de descubrirse inadecuados; 

o aceptar la misma identidad en el mismo momento que se aprende que el crecimiento también significa perder para poder avanzar y adquirir el propio valor. 

 

COMENTARIO 

 

Los elementos rehabilitativo-terapéuticos del ippoterapia solicitan un análisis apropiado y preciso para ser adaptados, en forma personalizada, a cada alumno. El empleo de un determinado caballo y sus obscenas dinámicas en las tres direcciones del espacio, dx-hasta; alto-bajo; adelante-atrás, es valorado esmeradamente por un fisiatra que también tiene en cuenta de las limitaciones neuro-artro-musculares para trazar el programa terapéutico. En el desarrollo de la intervención también se valoran las posibilidades de pasar del "paso", al "trote" y al "galope", más allá de que la velocidad de ejecución de cada uno de ellos, no sólo como posibilidad física de evolución, pero también como crecimiento psíquico del "sentido de poder." 

Si esta tramitación es específico para afrontar los déficites físicos, paraplejías, tetraplegie, cuitas musculares, atresie cerebellari y también ceguera, hace falta también tener en cuenta de los disabilità psíquicos, autismo, psicosis, síndroma de Down y dell' X-frágil, que representan más o pego el 50% de los casos seguidos nell' A.G.R.E.S y de las "reacciones" que acompañan, en mayor o menor medida, también las molestias neuro-motor. 

Podemos considerar que los disabilità psíquicos y físicas llevan a un inadaptación si no a una desestructuración dell' Yo. Esta función psíquica se presenta como debilidad e/o inadecuado a las necesidades de la vida de relación. A veces el ippoterapia es hecho preceder de una serie de sesiones justo para favorecer una adaptación psico-física al trabajo con el caballo y, por lo tanto, evitar inserciones que sean padecidos difíciles, inútiles o prematuros. 

La reestructuración dell' Yo es particularmente importante para superar aquel "falso" Si, aquellos elementos de coche-svalorizzazione y de rechazo a considerar las mismas capacidades, absolutas, relativos e/o restantes, para ampararse en actitudes regresivas. 

La relación con el caballo es un elemento muchas veces hora extra para poder recobrar el sentido del "real" y la conciencia de las mismas capacidades psicomotoras, de reacción y también volitivo-afectivas; ello es favorecido por la implicación de las terapista que, gracias a su larga experiencia "terapéutica", logran coger enseguida sea los momentos de debilidad y desaliento, que solicitan un soporte; sea las aptitudes correctas que tienen que ser utilizadas para espolear hacia metas cada vez más altas e importantes. 

torna a A.I.D.I.R.E.