El Síndrome de Asperger,

la hermana desconocida del autismo

 

 

Es una de las ramas más desconocidas del autismo y sin embargo afecta a 7 niños de cada 1.000. Se llama Síndrome de Asperger. Si algo define a estas personas es que son incapaces de percibir los sentimientos ajenos y de mantener relaciones sociales con normalidad. Viven aislados, pero comparten una forma de inteligencia que les conduce a profesiones como la Física y las Telecomunicaciones.

Son como un silencio en el mundo de la comunicación humana. Hablan perfectamente pero no conocen más significado de una palabra que el meramente literal. No miran a los ojos, no expresan gestos. Son inflexibles en su comportamiento e ideas. Lo que más define al Síndrome de Asperger es la falta de empatía, nacer sin la capacidad de adivinar y compartir los sentimientos de otras personas.

Sandra Freire, pedagoga del Centro Deletrea, especializado en este síndrome, nos explica que las personas con Asperger no reconocen la comunicación no verbal. No entienden las emociones que encierran los gestos, las expresiones.

Hemos dado un paseo con Miguel, un chico que creció siendo consciente de ser diferente a los demás. Durante la conversación intentamos que nos explique cómo reconoce si una persona tiene por ejemplo un síntoma de tristeza. Nos aclara que él es como un ordenador, que necesita que se lo expliquen todo de una determinada manera. Si alguien le cuenta qué le ha sucedido y él lo entiende, entonces incluso puede intentar animarle, dice.

Sandra Freire aclara que las personas con este síndrome sí quieren relacionarse con los demás pero que no pueden porque no tienen herramientas.

Miguel nos cuenta que él pasó su infancia solo imaginando escenas y representándolas, moviendo su cuerpo y reproduciendo conversaciones que había presenciado.

Es exáctamente lo que sigue haciendo ahora cuando está en su habitación. Le pedimos que nos ofrezca un ejemplo y sin dudarlo dos veces comienza a andar y con movimientos reproduce la escena de una película de dinosaurios.

Hace tan sólo 10 años que en España se conoce este síndrome que se engloba dentro del autismo. Muchas personas viven tachadas de raras, por estar sin diagnosticar. 3 de cada 4 casos son hombres. Se sienten cómodos en carreras de Telecomunicación,  Física, Astronomía, y en la informática han encontrado una fiel compañera de vida, la íntima amistad.



Torna a Argomento